Participantes en el concurso durante el cocinado /LAURA NEGRO

Participantes en el concurso durante el cocinado / LAURA NEGRO

Tortillas con sello masculino

Germán Domínguez gana el XV Concurso Tortilleros 2022, organizado por la Asociación Cultural Bellavista

Laura Negro
LAURA NEGRO

«Con cebolla y muy jugosita». Así es la mejor tortilla de Arroyo de la Encomienda. Su autor es Germán Domínguez, que ha resultado ganador en el XV Concurso de Tortilleros de Arroyo. Una cita gastronómica y muy divertida, en la que han participado 20 cocinillas, que han querido demostrar sus mejores dotes en los fogones.

La Asociación Cultural Bellavista empezó a organizar esta competición como una reunión de amigos y ahora se ha convertido en una quedada ineludible en estas fechas, con la particularidad de que todos los contendientes, son del género masculino.

El cocinado arrancó a las 12:30 horas. Cada uno llevaba sus propios utensilios de cocina y allí, se les hizo entrega de un delantal, un trapo y de todos los ingredientes, para que todos cocinaran con la misma materia prima.

El jurado, compuesto por vecinos del pueblo, lo tuvo complicado para elegir los ganadores. El primer premio recayó en Germán Domínguez, el segundo fue a parar a Alejando Rafael, mientras que el tercero fue para la tortilla de Jesús Melgar.

«Lo hemos pasado de maravilla. Era la primera vez que participaba, y no será la última», explicó el vencedor del concurso, poco después de recibir su premio y mientras lo celebraba con sus amigos. No se considera un gran cocinero, pero si que asegura que «lo que hace, le sale bien». A la tortilla le ha costado pillarle el truco, pero ahora, es un plato que borda. «Hasta hace muy poco, no me terminaban de quedar bien. Yo la hago con cebolla y a fuego medio. Cuando está en su punto de fritura, paso la patata y la cebolla a un bol, donde ya tengo los huevos batidos. Dejo reposar la mezcla unos 20 minutos y luego la paso al fuego», cuenta este zamorano afincado en Arroyo desde hace 3 años. «Personalmente me gusta jugosita y poco hecha y se ve que al jurado también le gusta así», prosigue.

Germán se apuntó animado por sus amigos. Lo hizo para pasar el rato, y al final, demostró que tenía la sartén por el mango, al alzarse con el primer puesto. «Nos lo hemos pasado genial. El secreto está en llevar la bota de vino. Nos ha dado suerte. Mi amigo Alejandro ha quedado en segunda posición. Otros dos amigos que se apuntaron, se tendrán que conformar con probar el jamón que me han regalado», bromea satisfecho.