Villena comparte en el Club de lectura de Arroyo su particular visión de la vida

Villena comparte en el Club de lectura de Arroyo su particular visión de la vida
/ Jota de la Fuente
  • Basado en su libro de poemas titulado "Imágenes en fuga de esplendor y tristeza"

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

El escritor Luis Antonio de Villena acudió ayer a la Casa de Cultura de La Flecha con motivo de un encuentro más del Club de lectura de Arroyo para compartir vivencias, recitar y dialogar sobre su libro de poemas "Imágenes en fuga de esplendor y tristeza", de la colección Visor de poesía, «un libro de poemas acompañados de fotos». La dinámica de los encuentros, un miércoles al mes, es muy sencilla. En torno a un café y lectura, Villena entabló diálogo con los lectores y miembros del club, ejerciendo de anfitriona la concejala de Cultura de Arroyo, Isabel Mansilla. Previamente, los asistentes leen el libro propuesto y elegido, y en la reunión realizan una reflexión con el autor, entablándose un diálogo entre ellos con gran riqueza cultural

Carlos Aganzo presentó al poeta indicando que «tenemos un hombre de Cultura y un ensayista de primer nivel. Es un libro en el que Villena ha puesto mucho de sí mismo. A Villena no le encontramos en todos sus libros tan profundamente como en este. Es una manera única de llegar y encontrar al autor en esta obra. De toda su obra, éste tiene mucho de él».

Luis Antonio de Villena, brillante en su presentación, con dotes de gran narrador y buen contertulio, comenzó indicando que «todo escritor escribe pensando que alguien va a leer su obra. No escribes para ti mismo. Al corregir el texto el escritor pasa a ser lector, y cambia las cosas que a su juicio no están bien. Ahí se cuela la mirada del lector».

Tras realizar alusiones a Bob Dylan por su reciente premio Nobel de Literatura, «sus letras son poesía, pero acompañadas de música y voz son un camino mientras que, escritas en un libro, la poesía es otro camino.

De su libro de poemas protagonista del encuentro de ayer explicó que «es un libro de poesía escrita, y la poesía debe ser leída, y a ser posible en alto, para que alcance su verdadera dimensión». Habló de la importancia de una foto entre poemas, como novedad en este libro, «que en un principio fue casual y ahora lo hago intencionadamente, buscando que sean el inicio de cada poema. La foto es una parte del poema y forma parte del mismo, no lo ilustra».

A preguntas de los lectores reflexionó sobre la vida, el recorrido de la memoria, el dolor en sus poemas, sus anécdotas de niño -con una jugosa descripción sobre el día de su primera comunión-, su familia, los recuerdos de su abuela, «la mezcla explosiva y diabólica de inocencia y maldad en los niños, que pueden llegar a ser muy crueles. Por eso los niños deben ser educados rigurosamente», e incluso su visión del suicidio o su renuncia al catolicismo por sentirse más pagano, pasando por su sexualidad y la melancolía.