Un joven de Arroyo, en busca de un oro en matemáticas en Reino Unido

Juan Brieva, ya con su acreditación para competir en Bath. /::N. L.
Juan Brieva, ya con su acreditación para competir en Bath. / ::N. L.

Juan Brieva forma parte de la delegación española que se enfrentará a otros 600 alumnos de cien países en la Olimpiada Internacional que se celebra en Bath

N. LUENGOValladolid

Las matemáticas son lo suyo. Desde muy pequeño dio muestras de tener un gran talento para los números y siempre ha disfrutado de la diversión y el reto que supone resolver problemas. Se trata de Juan Brieva Ramírez, un joven de 16 años de Arroyo de la Encomienda, que forma parte de la delegación española que participa estos días en la 60 edición de la Olimpiada Internacional de Matemáticas (IMO), que se está desarrollando en Bath (Reino Unido).

El resto del equipo español lo forman Leonardo Costa, de Valencia; Pablo Soto (Madrid) y Albert López, Oriol Baeza y Pau Cantos (Barcelona). Los seis obtuvieron los mejores resultados en la Olimpiada Matemática Española para alumnos de Bachillerato, que organiza la Real Sociedad Matemática Española. Juan, junto con sus compañeros, se enfrentarán hoy y mañana a más de 600 alumnos procedentes de más de un centenar de países en esta prestigiosa competición internacional en la que han participado muchos de los matemáticos más importantes de las últimas décadas.

Juan, que de mayor quiere dedicarse a la investigación, acaba de terminar con nota 1º de Bachillerato en el IES Antonio Tovar, y sabe que su futuro está en las matemáticas, una asignatura que le resulta «divertida y todo un reto». Atiende la entrevista de este diario desde Londres, mientras espera al autobús que le llevará a Bath. Asegura que tiene ganas de empezar con las pruebas, aunque confiesa tener «cierto nerviosismo».

De las matemáticas le gusta todo, pero lo que más, la teoría de números, la rama que estudia sus propiedades, en particular los enteros. «También me encanta la geometría. No es mi especialidad, pero me parece muy bonita, en cambio, el álgebra me resulta monótona», confiesa. Afronta cada problema matemático como un juego.

«Es como una pelea entre el problema y yo. Se trata de ver al final quien gana y es capaz de sacar la solución. A veces gana el problema, pero otras muchas gano yo», dice por teléfono. Su pasión por las matemáticas creció al entrar a formar parte de Estalmat, un programa de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales que saca adelante la Asociación Castellanoleonesa de Educación Matemática Miguel de Guzmán, y que tiene como objetivo la detección y el estímulo del talento matemático en alumnos de 12 a 14 años.

«Los dos años que participé en el programa Estalmat aprendí muchísimo. Al terminar, empecé a acudir a los seminarios de resolución de problemas que imparte el profesor Francisco Bellot, en la Universidad de Valladolid. Es una actividad primordial para mi», cuenta.

Oportunidad única

Ésta no es la primera olimpiada matemática a la que se enfrenta. Para clasificarse ha tenido que ganar la fase provincial, también la regional, que se celebró en febrero en Burgos, en la que quedó en primera posición; y la nacional, celebrada en Orense a finales de marzo, cuya medalla de oro le ha servido de pasaporte directo a Reino Unido. «Me llevé una alegría inmensa. Representar a mi país me hace estar nervioso. Soy consciente de que es una oportunidad única y quiero aprovecharla y disfrutar», explica.

No será fácil, pero lo va a intentar. El examen, que es individual, se divide en dos pruebas de cuatro horas y media cada una. Los tres primeros problemas los resolverá hoy, y mañana, los otros tres. «Son problemas que a matemáticos profesionales les puede llevar una semana resolver. Nosotros debemos hacerlo en solo unas horas. El jurado valorará el resultado final, pero también tendrá en cuenta cómo hemos llegado a la solución», explica Juan, quien también es un apasionado por la música, la lectura, la informática y la robótica.

Acaba de terminar 1º de Bachillerato en el IES Antonio Tovar, y de mayor quiere dedicarse a la investigación

Su profesor Francisco Bellot tiene toda su confianza depositada en este joven vallisoletano. Lleva cuatro años preparándole en la resolución de problemas y éste último específicamente para la olimpiada. Este docente, ya jubilado, imparte clases de forma altruista a los alumnos del programa Estalmat, desde hace 26 años, en la Facultad de Ciencias. «Son problemas muy variados, que no se suelen ver en el curso regular de ESO y del Bachillerato, pero que son fundamentales para la formación de estos jóvenes. A Juan le veo con posibilidades, al menos, de obtener una mención honorífica. Es un alumno excelente, que siempre intenta resolver todo lo que se le pone por delante y eso es fundamental. Es muy bueno en los problemas de teoría de números», dice este profesor, que entre 1988 a 1997 ha sido tutor de la delegación española en las olimpiadas internacionales y conoce bien las pruebas.

Potencias mundiales

«Hay grandes potencias mundiales en el ámbito de las matemáticas. Las delegaciones de Japón, las dos Coreas, Vietnam, China e Irán siempre hacen un buen papel. Tampoco hay que olvidar a otros países como EE UU que suele tener muy buenos resultados. Pero para mí, la rusa es la mejor delegación, y su olimpiada, la mejor del mundo», asegura.

Los padres de Juan están viviendo también con mucha intensidad estas olimpiadas y los meses previos de trabajo. «Para nosotros es muy emocionante. Estamos muy orgullosos de él y de lo mucho que ha trabajado. Es muy competitivo y aunque es consciente de la dificultad, quiere explotar al máximo sus posibilidades», dice orgullosa su madre, Ángeles.

Juan está concentrado en los problemas que tendrá que resolver hoy y mañana, pero también tiene la mente puesta en el próximo año. «Todas las olimpiadas en las que he participado me han aportado grandes experiencias y grandes amistades, con otros jóvenes de mi misma edad con los que comparto las mismas inquietudes», concluye.