Imagen general del barrio de Doña Juana, en Arroyo de la Encomienda. / ALBERTO MINGUEZA

PASEANDO POR ARROYO El IESO como corazón de la vida ante la demanda del bachillerato

Doña Juana es de las zonas más populosas y con mayor vida de Arroyo de la Encomienda

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTE Arroyo de la Encomienda

Entre los paseos por Arroyo y sus distintos barrios nos ocupamos del de Doña Juana, el más pequeño del municipio en cuanto a superficie y habitantes. Por el contrario, estamos ante una zona estratégicamente ubicada, con grandes posibilidades de crecimiento y un hervidero diario de jóvenes y adolescentes que acuden a diario al IESO, auténtico corazón de la zona.

Se trata de una zona de destacada expansión urbanística, al final de la Avenida de Salamanca, entre La Vega, La Flecha y Las Lomas, con forma de triángulo, limitada por las avenidas de Salamanca y Aranzana, la A-62 y la VA-30. Su principal referente es la tienda de Decathlon, con un importante número de locales comerciales para emprender, amén del ambicioso proyecto que el propietario de Vía Park proyecta para las parcelas aledañas a la tienda de artículos deportivos.

Instituto de Enseñanza Secundaria en el Barrio Doña Juana de Arroyo. / ALBERTO MINGUEZA

En Doña Juana vive el 4,5% de la población de Arroyo, 937 personas de los 21.200 empadronados que ha alcanzado Arroyo de la Encomienda esta semana, con un reparto casi exacto por sexos, 460 varones (49,1%) y 477 mujeres (50,9%). En Doña Juana residen familias de reciente creación, con niños pequeños y personas que trabajan en Arroyo o Valladolid recién llegadas a la provincia, muchas de ellas bajo el sistema de alquiler, aunque también hay propietarios de su primera vivienda de proyecto vital. Bajo esta estructura poblacional se explica que en sus 7 calles existan 3 parques infantiles. Es un barrio de bloques de viviendas de entre 4 y 6 alturas, sin parcelas individuales ni viviendas unifamiliares.

Vídeo.

No hay duda en que la infraestructura que aglutina la vida de Doña Juana es el IESO Arroyo, ubicado en la avenida Aranzana, y que acoge a los alumnos adolescentes de la villa desde hace dos cursos. De hecho, el próximo se completará el ciclo natural, al llegar sus primeros alumnos a 4º de la ESO, toda vez que el primer curso escolar lo realizaron en las instalaciones del colegio Atenea de Vega de la Encomienda, al no haber terminado entonces aún las obras del edificio del actual IESO de Arroyo.

Fue concebido como línea 4, pero las medidas sanitarias provocadas por el covid han obligado a desdoblar aulas, de tal modo que en los dos primeros cursos de ESO hay 5 aulas por curso. En la actualidad cuenta con 342 alumnos, que reciben clase de los 38 profesores que conforman el claustro en distintas modalidades de contrato, muchos a tiempo completo y varios a tiempo parcial con reducción de jornada y horario.

Galería. Alberto Mingueza

La demanda más importante de las familias, el Ayuntamiento y la dirección del IESO Arroyo «es que concedan aulas de bachillerato. Es algo fundamental y que ya se ha solicitado, estando en estudio por parte de la Dirección General de Educación», explica su director, Jesús Manso. Los alumnos que terminen el próximo curso 4º de la ESO no podrán estudiar Bachillerato en el mismo instituto de Arroyo a no ser que se conceda la demanda, debiendo acudir a diario a Parquesol o Arturo Eyries, a los IES José Jiménez Lozano y Antonio Tovar.

Vistas las solicitudes de cara al próximo curso, el IESO Arroyo tendrá en sus aulas 460 alumnos, la mayoría procedentes de los 5 colegios de Arroyo, de donde cada curso salen de Primaria 250 alumnos. De ellos, solo 105 de las 170 solicitudes presentadas accederán el IESO Arroyo, a sumar a los 50 que acoge el colegio Atenea, habilitado provisionalmente como IESO. El resto, unos noventa alumnos, no podrán estudiar ESO en su municipio, problema que agrava la situación de la falta de Bachillerato.

Uno de los parques infantiles de los que dispone Doña Juana. / ALBERTO MINGUEZA

El Instituto de Educación Secundaria (IESO) de Arroyo de la Encomienda supuso una inversión de 6.034.789 euros, elevada hasta los 6,3 millones con la dotación de material y mobiliario.  Ocupa una parcela de 16.000 m2 y el edificio, con tres plantas, tiene una superficie útil de 4.392 m2. Dispone de 16 aulas polivalentes, 4 de diversificación, 2 aulas de música y audiovisuales, 2 de informática, 2 de educación plástica y visual, 2 aulas taller de tecnología, 2 laboratorios, una sala de usos múltiples, biblioteca, aseos y gimnasio. Es un centro bilingüe y se trata del centro de la provincia de Valladolid que deja fuera mayor número de alumnos.

«Otro de los pilares fundamentales del proyecto educativo del centro es el proyecto del método matemático Singapur, que ya se imparte en el colegio Margarita Salas. El fomento de la lectura es un ambicioso proyecto a poner en marcha, mientras que el transporte escolar se realiza gracias a dos líneas que impulsa y costea el Ayuntamiento de Arroyo con un bono que adquieren las familias a bajo coste para todo el curso escolar», resume el director del IESO Arroyo, Jesús Manso.

Proyectos ambiciosos

El barrio de Doña Juana tiene una zona de atractiva expansión en la parcela del plan Vía Park, que se ha activado en los últimos meses. El propietario del plan Vía Park ha solicitado al ayuntamiento un estudio de detalle para completar el espacio comercial ideado hace décadas y su posible uso en la zona. Es la parcela aledaña al Decathlon. En su día fue propiedad de una empresa catalana, que quebró y fue liquidada bajo concurso de acreedores. Tras resolver el conflicto de propiedad y urbanístico se segregó y bajo la nueva financiación se construyó la tienda de material deportivo. En el mismo plan se había previsto un centro de negocios similar al Centro Madrid de la capital vallisoletana, así como una zona de tiendas y empresas comerciales independientes. La parcela quedó libre y en la actualidad es propiedad de un importante empresario vallisoletano, que será quien la gestione e impulse. La intención es desarrollar la parcela con nuevas empresas, proyectos y gestores, que supondrán puestos de trabajo e inyección económica a la zona y a Arroyo de la Encomienda.

Plano callejero en una de las vías de Doña Juana. / ALBERTO MINGUEZA

Barrio de reyes y reinas

El nombre de Doña Juana tiene como explicación que la denominación de sus calles se hizo basada en nombres de reyes y reinas de Castilla, dando protagonismo a Doña Juana para nombrar el barrio. Entre la elección de los nombres de sus calles fueron elegidos personajes históricos de relevancia como Enrique IV, Ana de Austria, María de Molina, Isabel de Castilla, Felipe II y Alfonso X 'El Sabio'. Precisamente, la calle Alfonso X es la que acapara la mayoría de empresas asentadas en el barrio, entre las que podemos encontrar un administrador de fincas, PGD, una asesoría de empresas, AEA Carrob SL, una empresa de diseño de páginas web para empresas, una empresa de formación y técnicas de alto impacto, Motivazion Coaching, una academia de formación, Atom, una empresa de cuidado de animales, Fisiomascota, a sumar al buque insignia del barrio de Doña Juana, las instalaciones de la tienda de artículos deportivos Decathlon, que junto al supermercado ALDI, son el epicentro de parada y visita de clientes a diario en el barrio.

En sentido similar, existe otra empresa que se ha hecho con los bajos comerciales de todos los bloques de viviendas del barrio de Doña Juana y los va a reactivar con atractivas propuestas para autónomos, empresas de servicios y emprendedores interesados en asentarse en la estratégica zona de Arroyo, con inmediata vía de comunicación con la capital y las rondas de Valladolid.

Por último, entre Doña Juana y la calle Suecia, desde que llegó a la Alcaldía de Arroyo Sarbelio Fernández, se convirtió en una obsesión que se terminara el proyecto inacabado de viviendas adosadas y sus edificios, conocidos popularmente como Los Flores, abandonados por la respectiva constructora tras quebrar como consecuencia de la crisis económica del año 2008. Una arquitecta madrileña inició el proyecto de recuperación, adecentamiento y puesta en servicio de la casi treintena de viviendas adosadas. Hoy en día se encuentra una empresa constructora trabajando en las viviendas con la intención de habilitarlas y que puedan salir a la venta en los primeros meses del próximo año 2022.

Otra iniciativa municipal será decorar los taludes en la bajada desde la VA-30 hasta la rotonda de La Vega. El estudio está pendiente de una franja de terreno privada con la que se pretende un acuerdo para mejorar la estética de la zona, junto al supermercado ALDI, otra de las empresas emblemáticas de Doña Juana.