Pleno municipal de Arroyo de la Encomienda / LAURA NEGRO

El Ayuntamiento de Arroyo aumenta en 571.100 euros la inversión para calzadas y señalización vial

El pleno aprueba, con el apoyo del grupo socialista, la propuesta para invertir más de medio millón de euros en las Vías Públicas del municipio.

Laura Negro
LAURA NEGRO

Por 11 votos a favor y 6 en contra, el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda, reunido en pleno, ha aprobado la ampliación del Plan de Vías Públicas en 571.000 euros. Una ampliación que ha salido adelante gracias al voto a favor del grupo socialista. El objetivo es actuar en zonas del municipio con altos niveles de tráfico y un importante desgaste de la capa superficial y aparición de fisuras o cesiones. «La no intervención inmediata generaría la necesidad de futuras reparaciones de mayor importancia e incurrir en mayores gastos», justificó el equipo de gobierno. Se pretende invertir 380.000 euros en la renovación de 24.000m2 de capa de rodadura, 450 m2 de reparación de blandones y en la reposición de señalización horizontal de las superficies. Además, se actuará en varias zonas del municipio cuya señalización actual está deteriorada debido a los altos niveles de tráfico, que han producido desgaste en las bandas, aparcamientos y señalización. Las zonas suman 38.000 metros lineales, 6.500 m2 de pasos de peatones 2.200 m2 de símbolos y bandas de paradas o 580 m2 de plazas de movilidad reducida. «Un buen mantenimiento de las vías, reduce costes futuros, optimiza recursos materiales y humanos, garantiza mayores niveles de seguridad en los trayectos y alarga la vida útil de las calzadas», justificó Ángeles Retamero, concejal de Hacienda.

No han corrido la misma suerte otras dos propuestas de financiación presentadas por el equipo de gobierno (IPAE–Cs) relativas a seguridad y salud ciudadana, como son la iluminación del 'Kilometrín' y la instalación de cámaras de vigilancia.

En cuanto a la iluminación del circuito de running conocido como 'Kilometrín' y que se ubica en el Parque del Socayo, el equipo de gobierno proponía la instalación del alumbrado público con el objetivo de garantizar la seguridad y ampliar el horario de utilización por los vecinos. Para Ángeles Retamero «el kilometrín es correr antes de que amanezca, o ya cerrada la noche de invierno, o con el grupo de amigos a la hora en que ellos pueden. La dificultad de su recorrido no puede deberse a una inexistente iluminación»

Los partidos de la oposición han rechazado la propuesta. Así, por ejemplo, el concejal de Vox, José Ramón Muñoz, alegó que «el remanente de tesorería es para temas urgentes. Es interesante iluminar el circuito, pero no es urgente. Hay que priorizar, pero sin gastar el remanente, ante la profunda crisis que se avecina». Antonio Olmo de Vecinos por Arroyo también opinó que «se ha hecho un uso desmedido del remanente» y pidió prudencia a la hora de realizar modificaciones de presupuesto y «que el poco remanente que queda, se deje para la próxima corporación. Vienen tiempos complicados». «¿Por qué ahora se propone la iluminación del Kilometrín?», preguntó Beatriz Fraile, del grupo socialista. «Se inauguró en 2014 y la oposición ha venido pidiendo su iluminación desde hace tiempo. ¿Por qué ahora?», insistió. En la misma línea se mostró José Antonio Otero del PP, quien no quiso discutir la conveniencia de iluminar el circuito, pero si discutió su urgencia. «Son 120.000 euros que se podían haber presupuestado con anterioridad», señaló. El equipo de gobierno defendió su propuesta hasta el final. «Estamos destinando el remanente a disminuir los costes operativos y a hacer inversiones que mejoren la vida de los ciudadanos. El dinero donde mejor está es invertido. Queríamos mejorar el kilometrín, porque entendemos que la salud de los vecinos es un tema fundamental», dijo Rafael Velasco, de Ciudadanos. «Esta propuesta nace de los propios vecinos y nosotros estamos para escucharles. Estamos gestionando los ahorros de la manera que pensamos que es mejor para ellos», apuntó Luis Gago, de IPAE. La propuesta recibió 8 votos a favor y 9 en contra.

La oposición rechazó también la inversión de 110.000 euros de remanente para la instalación de 16 cámaras inteligentes para controlar el tráfico rodado en los accesos al municipio e incrementar las medidas de seguridad implementadas en Arroyo. Se trata de cámaras capaces de reconocer características de los vehículos tales como marca, modelo, color o matrícula. El Equipo de Gobierno defendió la actuación «la video-vigilancia tiene dos objetivos: la disuasión y, la recopilación de evidencias en caso de comisión de delitos».

Al alcalde, Sarbelio Fernández, le resultó difícil entender la postura de los grupos de la oposición: «con esta propuesta se atiende al compromiso adquirido con los vecinos de implementar todas las medidas de seguridad posibles y la postura negativa rechazo de la oposición es contradictora, dado que de cara a los vecinos se había mostrado de acuerdo», apuntó Fernández.