Foto de familia de los participanes en el Rally en el punto de control / LAURA NEGRO

Arroyo queda bellamente retratado

Cámara en mano, más de 100 participantes se dieron cita en el municipio, en busca de la mejor instantánea y la mejor historia contada a través de imágenes

Laura Negro
LAURA NEGRO

«¡Me encanta hacer fotografías!». Así de rotundo se mostraba el pequeño Isaac Vallejo, de 5 años en la mañana del sábado. Cámara en mano y con el objetivo preparado, estaba dispuesto a disparar a todo lo que se le pusiera por delante. Este pequeño vallisoletano fue uno de los participantes más jóvenes del Rally Fotográfico #SinSalirdeArroyo, organizado por El Norte de Castilla y el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda, en colaboración con Mediamarkt. Este pequeño fotógrafo recorrió ayer los lugares con más encanto de Arroyo para buscar la perspectiva más original. «Él va con mi cámara, porque le encanta. Yo en cambio, haré las fotos con el móvil. Seguro que hace mejores fotos que yo», dice Silvia Martínez, su madre, mientras se miran cómplices.

Galería.

Por segundo año consecutivo, el municipio acogió esta gran cita fotográfica, creativa, lúdica, que fue comentada por el periodista Carlos Flores y que congregó a más de un centenar de participantes en la Plaza de España. Allí todos hicieron una foto de control antes de recorrer Arroyo de libremente, en busca de aquellos rincones que les pudieran hacer ganadores: espacios naturales, patrimoniales o históricos, y fotos de los propios arroyanos, eran los temas propuestos en el concurso. Por ello, lugares como la iglesia de San Juan Evangelista, el Arco de San Pedro, el Parque del Socayo o el Cotarro de la Horca, estuvieron de lo más concurridos durante toda la jornada.

Sarbelio Fernández, alcalde del municipio, se animó a hacer también algunas fotografías y posó para aquellos que se lo pidieron. Chencho Roll, de 63 años, quiso poner a prueba sus dotes como fotógrafo. Llegó acompañado de su mujer, María Jesús. «Llevo con una cámara en las manos desde que tenía 14 años. He venido a disfrutar del ambiente y a conocer un poquito más Arroyo», señaló. También Javier y David Caballero, padre e hijo, quisieron pasar un agradable día en familia. «Mi padre es muy aficionado. Él siempre me ha acompañado a mí al fútbol y hoy he querido acompañarle en gran pasión, la fotografía», apuntó David.

Participantes haciendo la foto de control / LAURA NEGRO

Enrique de 76 años tomó salida en el Rally acompañado de su nieto Pablo de 17 años. «La fotografía me vuelve loco, sobre todo desde que empezó lo digital. A cada uno de mis nietos, al cumplir los 11 años, les he comprado una cámara réflex y al que le gusta, sigue adelante con la afición. Hoy lo que queremos es recorrer todo Arroyo», afirmó este abuelo fotógrafo. También acudieron en familia María Rosa, y sus hijas Laura y Lidia, de 7 y 4 años, que llegaron decididas a «divertirse y descubrir rincones nuevos del pueblo en el que vivimos». Tampoco faltaron a la cita algunos los miembros de la Asociación Fotográfica Vallisoletana, con su presidente, Ángel Pérez a la cabeza, quien señaló que intentarían buscar rincones bonitos y diferentes. «Iremos al jardín botánico y recorreremos algunos parques», anunciaron poco antes de que se diera la salida.

Rubén Velázquez y su hija Leire, de 5 años, fotografiando a Sarbelio Fernández, alcalde arroyano / L. NEGRO

La de ayer, fue una jornada divertida en la que también se pueden conseguir importantes premios. Para ello, en los próximos 5 días, los participantes seleccionarán sus mejores fotografías y las enviarán a través de la web: www.eventos.elnortedecastilla.es/sinsalirdearroyo. El próximo 30 de noviembre, se hará público el fallo del jurado. Los ganadores serán convocados para la entrega de premios que se celebrará en el Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda.

«¡Vamos papá!, ponte para la foto», animaba la pequeña Leire de 5 años a su padre mientras disparaba y miraba el resultado en la pantalla de su cámara digital. Estaba emocionada. Sabía que por delante le esperaba un gran día en el que iba a disfrutar y divertirse haciendo fotografías de Arroyo.