Contenedores para los distintos tipos de residuos en una calle de Arroyo. / L. NEGRO

Arroyo Avanza Hacia El Futuro

Arroyo, ciudad sostenible e inteligente

El proyecto 'Arroyo Recicla', impulsado por el Ayuntamiento, contempla distintas actuaciones de reciclaje y concienciación para llevar al municipio al siguiente nivel de sostenibilidad

Laura Negro
LAURA NEGRO

La sostenibilidad siempre ha sido una de las piedras angulares del Ayuntamiento de Arroyo la Encomienda. Recientemente, bajo el lema 'Todos colaboramos, todos ganamos' y en colaboración con la Junta de Castilla y León, ha puesto en marcha el proyecto 'Arroyo Recicla'. El objetivo es crear un entorno más cómodo y limpio en el que los vecinos, las empresas e instituciones puedan realizar sus rutinas más fácil y cómodamente, optimizando todas las infraestructuras y con el menor impacto medioambiental posible.

Teniendo en cuenta que los residuos urbanos suponen el 50% de los deshechos globales que se generan y que, además, son los responsables de aproximadamente el 70% de los gases de efecto invernadero, el consistorio ha querido hacer de la gestión de los residuos, el aliado estratégico perfecto para que Arroyo sea una ciudad cada vez más inteligente. Lo ha hecho poniendo en marcha soluciones innovadoras para obtener un entorno más y más limpio.

Se pretende mejorar de forma significativa la ratio de separación y reciclado de residuos. En dos años el gobierno local se ha propuesto pasar del actual 13% al 50%, lo cual supone un enorme reto tanto para los responsables municipales, como para los vecinos. «Solo la suma de esfuerzos conseguirá la meta fijada», anima el alcalde, Sarbelio Fernández, para quien es imprescindible «una actuación individual y colectiva responsable, si queremos ser un municipio que cuida de su entorno».

Un camión, preparado para recibir los residuos de los contenedores soterrados. / L. NEGRO

El proyecto 'Arroyo Recicla' busca hacer partícipe a la población haciéndola consciente del impacto de sus acciones cotidianas. También pretende recuperar la confianza de las personas en el reciclaje. Sólo logrando esa implicación y actitud positiva se conservarán los recursos del entorno y, al mismo tiempo, se reducirá de forma muy significativa el coste por el tratamiento de los residuos.

Este proyecto combina acciones informativas en las vías urbanas en los meses de junio (con una campaña informativa durante las fiestas en la Feria de Día), de septiembre y noviembre. También se han señalizado las más de 200 islas y 700 buzones de recogida que hay actualmente distribuidos por todo el casco urbano.

Hasta septiembre de 2021, el municipio tenía en servicio contenedores de recogida separada para envases, papel y vidrio, mientras que el resto de los residuos se depositaba en un cuarto contenedor. Fue en esa fecha cuando el municipio se convirtió en el primero de la provincia de Valladolid en cumplir con los compromisos de gestión de residuos, al ampliar su servicio al denominado 'quinto contenedor' o de 'fracción orgánica', el marrón.

Logotipo de Arroyo Recicla.

Con esta nueva ruta ya se realiza la recogida de las cinco fracciones separadas. Es el Consorcio de Medio Ambiente de la Diputación de Valladolid el que se encarga de recoger las fracciones de vidrio, envases y papel, mientras que los camiones de la Mancomunidad Montes Torozos recoge restos y orgánica. Los residuos se llevan al Centro de Tratamiento de Valladolid (CTR de Villanubla).

Al separar correctamente, lo que se consigue es reciclar y reutilizar la mayor parte de los residuos y, por ende, enviar a vertedero la mínima cantidad posible. Con la implantación del 5º contenedor, por un lado, se separa la fracción 'orgánica' (contenedor marrón), que es la de mayor peso y a la que se le puede dar un tratamiento convirtiéndola en compost (restos de comida, tales como carnes, pescados, verduras, frutas o los posos del café. Pero también corcho, servilletas o papeles de cocina manchados de grasa o aceite); y, por otro lado, la fracción 'resto', que debe ir a los contenedores de color gris con aquellos residuos no reciclables como son el textil sanitario (compresas, tampones, bastoncillos, toallitas higiénicas o pañales), las colillas, el polvo que se genera al barrer, los excrementos de las mascotas, utensilios de cocina, juguetes, cristales u objetos de plástico o metal que no sean envases. Su destino es ser enterrados en vertedero con el elevado coste que eso supone.

«Separar de forma correcta los residuos en viviendas y negocios, es un trabajo de todos. Enterrar estos residuos antes costaba 25 euros/tonelada, ahora costará 130 euros/tonelada. No reciclar nos va a resultar cada vez más caro a todos los niveles: monetario, sanitario y medioambiental», informan desde el Consistorio para concienciar a sus vecinos.

Díptico de la campaña de concienciación para el reciclaje de basuras.

Arroyo de la Encomienda invierte en infraestructuras con la instalación de nueve nuevas islas de contenedores soterrados (en una primera fase) que ampliarán el actual servicio municipal, mejorando su eficiencia, tanto en aquellas zonas en las que se habían detectado carencias el número de buzones y con nuevas implantaciones para atender las necesidades de nuevos vecinos. Esta actuación, que ya está en ejecución, tendrá un coste de 438.000 euros.

Este Consistorio se ha preocupado también por modernizar el Punto Limpio. El proyecto, que está en trámite de contratación, se ejecutará en este año 2022 y tiene como finalidad adaptar la instalación existente a la nueva normativa sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, así como mejorar la seguridad y la habitabilidad del espacio, instalando un circuito cerrado de televisión conectado permanentemente a la policía, mejorando el cerramiento de la parcela e instalando un nuevo edificio de control. El presupuesto previsto para esta actuación es de 170.000 euros.

Ordenanza municipal

Una nueva Ordenanza Municipal de Residuos regula y ampara todas las actuaciones que buscan en Arroyo de la Encomienda mejorar la eficiencia y la sostenibilidad del sistema de recogida de residuos. Su fin es impulsar la correcta separación domiciliaria, uno de los factores más importantes para reducir el impacto de los residuos en las calles del municipio y los costes de su tratamiento posterior, que sufragan todos los vecinos.

Cartel para la concienciación del reciclado de residuos sólidos urbanos.

Con estas medidas, Arroyo de la Encomienda se adelanta a las disposiciones que prevé la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que se centra en reducir al máximo aquellos residuos que por no haber sido posible su reciclado, tengan como único destino ser enterrados en vertedero, tratamiento cuyo coste es notoriamente más elevado que cualquiera de los otros. El coste del tratamiento de los residuos se traslada a los vecinos en la tasa de basuras y, evidentemente, su cuantía variará según el porcentaje de reciclaje. Por tanto, el esfuerzo común de los arroyanos por separar y reciclar desde el origen del residuo, no repercute solo medioambientalmente, sino que también lo hace económicamente.

En definitiva, 'todos colabora