Casa consistorial de Arroyo de la Encomienda / EL NORTE

Arroyo celebra su último pleno municipal del año

Se aprobaron las mociones presentadas por el grupo socialista para convertir Arroyo en Ciudad Amiga de la Infancia y elaborar un plan estratégico de control y mejora de la calidad del aire

Laura Negro
LAURA NEGRO

El último pleno municipal del año, sirvió para la aprobación definitiva para modificar la ordenación detallada establecida por el PGOU para las parcelas situadas en C/ Cronos, 3-5-7. La intención con este cambio, que fue aprobado durante el pleno, es que se eliminen las líneas de fachada que marcan los retranqueos laterales de las naves y se permita adosar la edificación de dichas parcelas a los linderos laterales de las mismas.

En cuanto a las mociones y propuestas presentadas por los diferentes grupos políticos, la primera fue la de la formación política Vecinos por Arroyo-TLP, en la que instaba al Ayuntamiento a la eliminación de pintadas vandálicas en el mobiliario urbano y a la vigilancia del cumplimiento del contrato de limpieza en este punto. Fue apoyada por el grupo del PSOE y también del PP «por tratarse de una petición coherente, ya que las pintadas perjudican el embellecimiento del municipio y deben ser eliminadas». Vox se abstuvo en este punto, mientras que Ciudadanos e IPAE se mostraron en contra. Los primeros alegaron que «se trata de un problema grave, y que «el servicio de limpieza está constantemente limpiando las pintadas, a instancias de los técnicos del ayuntamiento», pero apuntó que la solución real debe de estar en un compendio de medidas que son, «la colaboración entre administraciones, implicar y concienciar a la ciudadanía y en el trabajo policial». Por su parte, Luis Gago, de IPAE, puso el foco en que «la empresa de limpieza está cumpliendo su contrato. La concienciación, puede ser una herramienta, pero eso debe empezar en las casas de cada uno, no es responsabilidad del ayuntamiento. La policía está haciendo su trabajo, poniendo multas entre los 750 y los 3.000 euros y pillando a gente infraganti» y por ello, también votó en contra. Finalmente, y en segunda vuelta, la moción fue rechazada.

Ciudad amiga de la infancia y calidad del aire

Las dos mociones presentadas por el PSOE corrieron mejor suerte, aunque tuvieron que ser modificadas. La primera de ellas iba dirigida a solicitar al Ayuntamiento a que instale una estación medidora de la calidad del aire en Arroyo de la Encomienda y elabore una ordenanza municipal para el desarrollo de acciones en esa materia. Vox votó en contra alegando que «Arroyo no tiene un problema de contaminación, tiene una calidad del aire superior a otras ciudades y supondría un sobrecoste importante«. Vecinos por Arroyo, votó a favor, por «los numerosos beneficios para las personas y para el medio ambiente, como la posibilidad de detectar tendencias y patrones en la calidad del aire». El PP se abstuvo, indicando que «aunque el fondo de la moción es positivo, interesaría establecer primero la ordenanza municipal que lo regule». Desde Ciudadanos propusieron establecer primero un plan de calidad del aire. Les pareció bien la moción aunque señalarom que «convendría darle una vuelta», lo mismo que IPAE, que la vio «interesante pero incompleta». En este punto, Sarbelio Fernández, el alcalde, recordó el esfuerzo que está realizando el equipo de gobierno por crear nuevas zonas verdes en el municipio. El grupo socialista reconoció que en vista de que el fondo de la moción convencía a la mayoría, accedía a trabajar primero en la creación de un plan estratégico de control y mejora de la calidad del aire y posteriormente desarrollar la ordenanza correspondiente. Con esta modificación la ordenanza recibió 16 votos a favor y 1 abstención.

La segunda moción del grupo socialista instaba al Ayuntamiento a solicitar a Unicef España el sello de reconocimiento «Ciudad Amiga de la Infancia». Un sello que ya poseen Valladolid, Boecillo o Medina del Campo, entre otros municipios. José Ramón Muñoz, de Vox dijo que aunque era «una moción bonita y que no podía manifestarse en contra, al final es una medida que aumenta el gasto público e incrementa las agendas». Antonio Olmo, de Vecinos por Arroyo puso sobre la mesa los pros de la moción: «el reconocimiento internacional, la mejora de la calidad de vida de los niños y la inclusión de estos en la toma de decisiones», y también los contras: «el coste, el tiempo y los recursos que hay que invertir para la obtención del reconocimiento». Rubén González del PP se mostró a favor pero indicando que sería necesario «empezar por el principio, y esto es, establecer primero un plan de juventud». Rafael Velasco, de Ciudadanos, aseguró que «la infancia ha sido un pilar fundamental a la hora de diseñar las políticas públicas de este gobierno. Tenemos mucho camino andando y hay que plasmarlo en un documento. Trabajar en red tiene muchas ventajas» y por ello, votó a favor, lo mismo que IPAE. Tal y como expresó Luis Gago, se trata de una «propuesta interesante, que el ayuntamiento trabaja fuerte por la infancia y juventud» y se mostró de acuerdo en diseñar primero un plan estratégico. «Nos parece bien que Arroyo sea una ciudad amiga de los niños, porque en realidad lo es. El plan no está plasmado en un papel, pero hay un plan y se está desarrollando. Habría que redactarlo de forma que sea una apuesta de futuro», zanjó el alcalde, Sarbelio Fernández. Alba Acero, del PSOE, como grupo impulsor de la moción reconoció que «hay bastante camino andado, y que se puede entrar en la red internacional de ciudades de la infancia y más tarde elaborar el plan». La propuesta salió adelante por 16 votos a favor y una abstención.