«Me siento honrada de estar acompañada de tantas figuras del toreo en Arroyo»

Rocío Romero. /El Norte
Rocío Romero. / El Norte

La novillera Rocío Romero estará el próximo día 25 de febrero en la cubierta de La Flecha en el IV festival taurino con picadores a beneficio de la esclerosis múltiple

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El próximo día 25 de febrero, desde las 17:00 horas, se celebrará en la plaza de toros cubierta y multifuncional de La Flecha a el IV Festival Taurino con Picadores a beneficio de la asociación de Esclerosis Múltiple, con la organización del ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda y la empresa Con Mucho Temple. Estarán presentes figuras del toreo como Diego Ventura, Juan José Padilla, Cayetano Ribera, El Fandi, Alberto López Simón y la novillera Rocío Romero. Se lidiarán toros de la ganadería de ‘El Freixo’, propiedad de Julián López El Juli.

La novillera Rocío Romero, figura en ciernes y que está subiendo peldaños en el escalafón por su templanza, saber estar y calidad, será una de las novedades en el festival, en su primera aparición en Arroyo. Ilusionada explica sus orígenes, actual estado de ánimo y motivos que la han llevado a estar presente a finales de febrero en Arroyo.

¿Por qué decidiste emprender el camino de la tauromaquia?

Más que una decisión puntual, todo fue fruto de un proceso, ya que desde pequeña siempre me sentí atraída por el mundo del toro y, junto a mi padre y a mi familia por vía paterna, solía acudir a festejos en la plaza y también en las calles, en Dos Torres, un pueblo cordobés del Valle de Los Pedroches donde tengo raíces familiares y donde solíamos pasar las vacaciones de verano. Mis primeros pasos, sin embargo, fueron en el deporte, ya que comencé a practicar gimnasia rítmica y llegué a competir en campeonatos a nivel andaluz y nacional. Para mí, entre los 6 y los 12 años, la gimnasia rítmica lo era todo y a ella le dedicaba gran parte de mi tiempo. A los 13 años, ocurrió algo que hizo que todo cambiara. Por primera vez me puse delante de una becerrita y desde entonces ya nada fue igual. Las sensaciones experimentadas fueron únicas y en mi mente solo estaba volver a repetirlo. La gimnasia dejó de ser el centro de mi vida y poco a poco el toreo comenzó a ocupar mi pensamiento y a guiar mis pasos. Primero en la asociación de aficionados prácticos de Córdoba y, posteriormente, en las escuelas taurinas, donde definitivamente me incliné por perseguir el sueño de ser torero y dedicar mi vida a ello.

¿Crees que es un camino difícil, estereotipado por ser un mundo más de hombres, o crees en la igualdad de oportunidades en este sector?

Siempre que me han preguntado por este tema he respondido desde mi propia experiencia. Y mi experiencia me dice que es un camino difícil, porque el toreo en sí lo es para todos. Es una profesión muy sacrificada, en la que no puedes bajar la guardia ni un momento, ya que nunca sabes cuándo puede pasar el tren y el objetivo siempre es que no pase de largo. Hasta ahí, pienso que es difícil para todos los que de manera convencida damos el paso de querer dedicarnos a esto, seamos mujeres u hombres. Hasta ahora no he tenido ningún problema con los estereotipos ni con la igualdad o desigualdad. Siempre he querido ser uno o una más, sin preferencias ni ventajas respecto a otros compañeros o compañeras, y siempre he sentido que se me ha tratado como torero, en igualdad de condiciones que al resto. Por eso no considero que sea cuestión de creer o no creer en la igualdad de oportunidades en este sector, sino más bien en creer o no creer en mis propias posibilidades como torero y hacerlas valer haya donde tenga la oportunidad para seguir abriéndome camino, respetando siempre esta bonita profesión.

¿Cómo te definirías como torera y como persona?

Mi concepto del toreo siempre se ha basado en el sentimiento, en expresar desde el interior para transmitir con intensidad lo que está pasando. Pienso que la técnica es muy importante y estoy en el camino de seguir aprendiendo y perfeccionando muchas cosas, pero igualmente pienso que ponerle alma a todo lo que haces con capote y muleta delante del animal es lo que finalmente llama la atención y te hace ser diferente.

Como persona nunca me he parado a definirme, pero sinceramente creo que soy una buscadora de felicidad, de encontrarme bien conmigo misma y de rodearme de gente que me haga sentir cómoda, confiada y, en definitiva, feliz en cada paso que dé junto a ellos y ellos junto a mí.

¿Quién es tu referente o modelo a seguir? ¿Y dentro de los ruedos, con quien te quedas? ¿Con quién harías realidad tu sueño de compartir cartel el día de mañana?

Mis principales referentes y modelos a seguir son mis padres, por supuesto, ya que han sido las personas que me han transmitido educación y valores en la vida e igualmente se han sacrificado y se siguen sacrificando por mí, brindándome su apoyo en todo momento.

En los ruedos, me quedo con el maestro Finito de Córdoba como principal referente, por su concepto y manera de interpretar el toreo. Es una fuente de la que siempre me ha gustado beber, no para imitar, puesto que pienso que a todo lo que haga debo imprimirle mi propia personalidad, pero sí como espejo en el que mirarse y del que aprender, habiendo tenido la fortuna en varias ocasiones de recibir sus consejos de primera mano.

En cuanto al sueño de compartir cartel el día de mañana, es algo que no me he planteado hasta ahora, ya que he preferido ir paso a paso en mi trayectoria y cumpliendo objetivos y metas a corto y medio plazo. Sin picadores me propuse llegar a competir en certámenes y festejos con los novilleros más destacados del escalafón. Esa era mi meta y tengo la satisfacción de haberlo conseguido. Después vino el sueño de poder debutar con picadores, algo que ya está a la vuelta de la esquina, teniendo la oportunidad de hacerlo en un escenario tan importante como Vistalegre, en Madrid, y con novilleros punteros. Para iniciar esta nueva etapa, y eso es un aliciente más, cuento con mi apoderado, Alberto García, que desde nuestro primer contacto me trasmitió creer en mí y así me lo está demostrando. Mi siguiente objetivo, a partir de esa fecha, es seguir aspirando a entrar en ese tipo de carteles, a competir con los mejores de mi escalafón, y en un futuro, si el sueño de tomar la alternativa llega, perseguiré igualmente la meta de estar en las ferias y de hacer el paseíllo con las principales figuras. Todo eso, de momento, es futuro y sueños. Ahora toca el presente y toca seguir preparándose intensamente, tanto física como mentalmente, para continuar alcanzando metas.

¿Qué es lo que más valoras de tu profesión?

Además de ser lo que me apasiona y me hace feliz, el toreo me ha ayudado a cultivar muchos valores, como disciplina, esfuerzo, constancia, superación... En definitiva, me ha motivado para perseguir los sueños, para pensar que nada es imposible si te lo propones y vas a por ello de verdad. Con esa base, todo lo bonito que he vivido hasta ahora me ha sabido a gloria, y también, en los momentos difíciles, esos valores me han ayudado a encontrar el camino correcto para superar los obstáculos y seguir avanzando.

Por último, vas a torear un reconocido festival benéfico en el mes de febrero en Valladolid, que se ha consolidado con tres ediciones anteriores, organizado a favor de la Asociación de esclerosis múltiple, compartiendo cartel con máximas figuras del toreo. ¿Qué nos puedes decir de este toreo solidario?

Es una cita muy bonita que ya se ha convertido en referencia dentro del inicio de la temporada española. Todos los años se presenta un cartel muy rematado y en todas las ediciones anteriores el público ha respondido muy bien. Se vuelve a demostrar la cara solidaria del toreo, que es enorme e inagotable, y se vuelve a demostrar también que la Tauromaquia sigue moviendo masas y sigue siendo un espectáculo único en todas sus vertientes. Por mi parte, solo puedo mostrar agradecimiento hacia la empresa organizadora, por haber querido contar conmigo para este evento tan especial. Ser solidaria me llena, pero serlo haciendo lo que más me gusta, que es torear, me llena aún más.

¿Qué es lo que más te ilusiona de este festival, de compartir momentos así con figuras tan importantes del escalafón?

Si de cumplir sueños se trata, como antes comentaba, este es un gran sueño que voy a cumplir. Compartir cartel con figuras del toreo es algo a lo que una siempre aspira cuando comienza a dar sus primeros pasos en esto y que vaya a suceder en este bonito festival es un hecho que, además de hacerme sentir honrada haciendo el paseíllo a su lado, será inolvidable y, por supuesto, supone un punto de motivación mayor para estar bien y poner todo de mí para que sea una tarde redonda, además de en lo personal, en lo artístico.

Por último, ¿qué mensaje mandarías a la afición para llenar la plaza de toros de la Flecha el próximo 25 de febrero?

Pienso que el mensaje es bien claro. Hay que apoyar la lucha contra la Esclerosis Múltiple. Es un bonito cartel el que vamos a poder disfrutar, pero sobre todo una gran causa. Ojalá el aficionado vuelva a llenar la plaza y podemos dar nuestro granito de arena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos