Satisfacción en los visitantes a la II Feria del Pincho de Lechazo de Arroyo

Vecinos de Arroyo disfrutando de los pinchos de lechazo.
Vecinos de Arroyo disfrutando de los pinchos de lechazo. / Jota de la Fuente
  • La jornada de ayer congregó centenares de personas a probar la carne preparada a las brasas de sarmiento

Satisfacción entre los centenares de visitantes en la jornada de ayer y organizadores de la segunda edición de la primera Feria del pincho de lechazo de Arroyo, que está resultando un éxito desde que abriera sus puertas el pasado viernes a mediodía. Durante todo el día de hoy y de mañana podrán seguir degustándose los pinchos y el resto de viandas que allí se ofrecen. La cita es en la plaza de toros cubierta y multifuncional de La Flecha, en Arroyo de la Encomienda.

«El secreto está en la materia prima, que tiene que ser un buen lechazo churro EGP, el toque de sal y una buena brasa de sarmiento. Sin olvidar el toque del maestro asador de Traspinedo», explica Jorge Puertas, organizador del evento, quien aclara que «el corte de la carne es importantísimo, que esté bien hecho, sea homogéneo para que se dore por igual y que pueda ser perfectamente clavado en el pincho para ser asado y presentado correctamente».

El horario comprende entre las 13:00 y 16:00 horas por las mañanas, y entre las 20:00 y 00:00 horas por la noche. Se han habilitado espacios y mesas con capacidad para que 300 comensales puedan degustar cómodamente los manjares asados a la brasa. Como es habitual en estas instalaciones, el coso está cubierto de moqueta para comodidad y confort de los clientes, con amplias zonas de mesas y sillas para degustar los productos, sin agobios ni a la hora de pedir, pagar o comer. El riesgo de que la lluvia, como sucedió ayer, complique la comida o cena es inexistente. Existe un amplio parking aledaño a la plaza, y la entrada es totalmente gratuita. Para los más pequeños existe una ludoteca en la que podrán jugar y entretenerse. Incluso hay disponibilidad de red wifi abierta y gratuita para los clientes.

Se ofrecen también raciones de queso del Cerrato palentino, así como raciones de chorizo y morcilla, también preparados especialmente sobre el sarmiento. No faltan ensaladas para acompañar ni, por supuesto, el buen pan de Valladolid, exquisitos postres y el mejor vino de la Ribera del Duero, concretamente de la bodega Valpincia. Toda la carne, tanto el lechazo de la raza churra, como el chorizo y la morcilla han sido espacialmente preparados y elaborados por los carniceros de Traspinedo. Los precios son populares. Sirva como ejemplo que el pincho de lechazo de 500 gramos de peso se disfruta por tan solo 15 euros, preparado en los 65 centímetros de la barra metálica rematada con un mango de madera.

Nada más entrar en la plaza de La Flecha, el aroma te envuelve y seduce, sin molestia de humos, en una instalación perfectamente habilitada, con un extractor estratégicamente ubicado a tal fin. El gusto que dan las brasas de sarmiento a esta carne tan castellana abren el apetito de cualquiera. Realmente hay pocos productos entre los que elegir, de manera sobria y sencilla, como somos las gentes de Valladolid, pero es que no se necesita mucho más. Pan de Valladolid, queso bien cortado, morcilla y chorizo a la brasa del mismo sarmiento, los pinchos de lechazo, acompañados de ensalada, y un buen vino, por copas o por botellas. Sobran las palabras.