Los alumnos del curso de instalación y Mantenimiento de Jardines de Arroyo reciben los diplomas acreditativos

fotogalería

Alumnos y profesores del curso de jardinería con las autoridades de Arroyo. / Jota de la Fuente

  • En un sencillo acto tras seis meses de aprendizaje

El alcalde de Arroyo de la Encomienda, José Manuel Barrio, y la concejal de Economía, Atención y Participación Ciudadana y Régimen Interior, María del Mar Redondo, así como la concejal de Medio Ambiente, Rocío de Fuentes, entregaron recientemente en un sencillo acto celebrado en la Casa de Cultura de La Flecha los diplomas acreditativos a los alumnos que han superado el curso de “Instalación y Mantenimiento de Jardines”, y que ha tenido una duración de seis meses, enmarcado en el programa dual de formación y empleo para personas desempleadas empadronadas en Arroyo.

David Alonso, Esther Aragón, Francisco Javier de Miguel, Javier Encinas, Kevin Escudero, Marta Martino, Elena Nieto, Milagros Ortiz, Juan Ignacio Ruiz, y Lucía Fernández, alumnos del curso de formación, atendieron las intervenciones del alcalde y de la concejala Mar Redondo, quien indicó que, como responsable del programa, era «una satisfacción dirigir estas palabras en el mismo lugar en el que habéis recibido la formación teórica durante seis meses a jornada completa».

«Como sabéis, el acceso al mercado laboral necesita de profesionales con formación continuada. Con este curso, la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Arroyo, pretendemos contribuir a vuestra plena incorporación a ese mercado, ofreciéndoos un programa formativo mixto, teórico y práctico, para que podáis poner en práctica todo lo aprendido. No puedo terminar sin dar las gracias a Lorenzo y a Leticia, vuestros profesores, que son grandes profesionales que han hecho de este programa un curso muy ameno y satisfactorio para todos los alumnos». Por ese motivo, el alcalde de Arroto, José Manuel Barrio, entregó un detalle a ambos profesores responsables de la formación de la decena de alumnos, antes de despedir el acto con unas cariñosas palabras hacia los alumnos deseando lo mejor para cada uno de ellos de cara al futuro, especialmente en el aspecto laboral.