Un millar de atletas eligen la XXII Carrera del Turrón de Arroyo

Los disfraces son una de las características que distinguen la Carrera del Turrón de Arroyo respecto del resto de pruebas. /Jota de la Fuente
Los disfraces son una de las características que distinguen la Carrera del Turrón de Arroyo respecto del resto de pruebas. / Jota de la Fuente

Emotivo minuto de silencio ante de la salida en memoria de Laura Luelmo

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Un millar de atletas eligieron en la mañana de ayer participar en la XXII Carrera del Turrón, que se celebró por el circuito de la urbanización La Vega y el parque lúdico de la ribera del río Pisuerga llegando hasta el Parque del Socayo. La coincidencia con la Carrera del Pavo de Laguna de Duero hizo a muchos atletas elegir entre una y otra, cuando hasta la fecha no había coincidencias. La Carrera del Turrón, prueba no federada pero que atrae siempre multitud de participantes, siempre se celebra la mañana del día de Nochebuena o la del domingo anterior, como ha sido en esta ocasión, mientras que la de Laguna se celebraba tradicionalmente el domingo anterior a la de Arroyo, aunque este año sus organizadores decidieron cambiar la fecha. Pruebas como la de ayer, por su ubicación en el calendario, sirven para ver atletas no muy habituales en carreras populares, residentes fuera de Valladolid y que se encuentran en nuestra provincia para pasar con amigos y entre familia las fiestas navideñas.

Todas las fotos de la carrera

Los mil atletas participantes escucharon en silencio el manifiesto leído por el animador de la prueba antes de guardar un sobrecogedor minuto de silencio. «Hay mucho que hacer todavía. Es indignante que muchas mujeres no puedan salir tranquilas a la calle sin tener que mirar atrás. Tenemos que creer en la igualdad y educar para ello. Para que no falte ninguna más» eran algunas de las emotivas frases escuchadas frente al Multiusos de La Vega, antes de culminar el homenaje con un lema «quiero correr sin miedo y no quiero correr por miedo». La tradicional carrera del Turrón de Arroyo de la Encomienda está organizada por el Club Atletismo Arroyo con la colaboración del propio Ayuntamiento, a través de la concejalía de Deportes.

La temperatura que hacía en Arroyo fue estupenda para la celebración de una prueba de este tipo. Había dos carreras en una. Los atletas debían elegir previamente si participar en la de 5 o en la de 10 kilómetros. El circuito fue el tradicional y que tanto gusta a los atletas, un circuito mixto de asfalto y tierra por el parque lúdico de La Vega, paralelo al cauce del río Pisuerga, y hasta el Parque del Socayo, en Arroyo núcleo. La salida y llegada estaba instaladas frente al Multiusos de La Vega. La prueba premiaba también los disfraces más originales, tanto individuales, como en grupo, así como a los tres primeros de cada categoría, entregando una bolsa de avituallamiento a cada participante que incluía una tableta de turrón para cada uno de ellos. El reconfortante caldo de pollo y vegetal que se sirve tras la carrera tampoco faltó en esta ocasión.

Marcas destacadas

En el plano meramente deportivo, la figura de Isaac Rico eclipsó al resto, con tiempo extraordinario y la demostración de encontrarse en un gran momento de forma. El de Herrera de Duero paró el crono de los 10 kilómetros en 30´34». Sirva como muestra que el primer paso por meta, a mitad de su prueba, lo hizo antes que el ganador de la prueba de los 5 kilómetros. Tras el atleta del Racing Valladolid entraron Raúl Manso, del Club Giralda Sport (31´49»), y Gonzalo Cantero, del Reinosa Runing (32´13»).

En chicas y la distancia larga, el orden de llegada fue Cristina García, del Rioja Añares (35´51»), muy por delante de la arroyana Enma Pérez, del Triatlon Campos de Castilla (38´12»), y la atleta independiente vallisoletana Noemí Calvo, con un tiempo de 45´38».

En la prueba corta se impusieron Elena Olea, del Giralda Sport, con 21´04» en chicas y repitió podio el vencedor del año pasado, Eduardo Ordax, del Solorruners Valladolid, con 15´53». También subieron al cajón en la distancia de 5 kilómetros Victoria Hernández, del Club Atletismo Arroyo, y Cristina Mollinedo, del Club Triatlon Las Rozas, así como Alejandro Carabias, del Comercial Ulsa, y Jorge Potente, del Racing Valladolid, en chicos. Destacar también la participación en la prueba de Tomás Álvarez, un atleta veterano que tomó la salida a sus 84 años y que terminó la prueba de 5 kilómetros en una posición más que destacada, con una sonrisa dibujada en su rostro, derrochando vitalidad, simpatía y naturalidad.