El público desborda el Mercado de Arroyo en un domingo frío de cierre de negocios

Cientos de personas pasaron ayer por El Mercado de Arroyo. /Jota de la Fuente
Cientos de personas pasaron ayer por El Mercado de Arroyo. / Jota de la Fuente

El grupo musical Dos de Picas animó con dos conciertos una edición con más de 40 expositores

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Centenares de personas pasaron durante toda la jornada de ayer por El Mercado de Arroyo, en uno de los domingos más multitudinarios de todas las ediciones celebradas hasta el momento. El aspecto de los pasillos de la plaza multifuncional y cubierta de La Flecha, tanto por la mañana como por la tarde fue sensacional, así como el parking exterior, repleto de vehículos, en un continuo ir y venir de vecinos de La Flecha y de todos los barrios de Arroyo hacia el recinto arroyano donde se celebra un domingo al mes el evento de comercial que aporta ocio familiar.

El hecho de coincidir con un domingo de cierre de los centros comerciales y la gélida temperatura exterior, con lluvia a primera hora de la mañana, contribuyó a que la afluencia de ayer fuera más que significativa. La cara de felicidad de expositores y vendedores, así como sus testimonios de satisfacción, daban muestra del éxito de El Mercado de Arroyo ayer, que volvía tras el parón por descanso navideño a un recinto cada vez más demandado y solicitado y en el que comienza a ser complicado encontrar un fin de semana en que no haya algún evento en el mismo.

Hubo más de 40 expositores de lo más variado, casi todos ellos reincidentes. El grupo Dos de Picas, dúo vallisoletano de versiones pop y rock de los años 80 y 90, también regresó a El Mercado de Arroyo ayer, interpretando versiones de destacados grupos del panorama nacional e internacional. Redondearon un día de ambiente festivo en el municipio con sus temas, realizando dos pases, a las 13:00 y 18:00 horas.

Como ya es tradicional, ayer había puestos variados de antigüedades, coleccionismo, libros, moda -ropa y calzado-, música, juguetes, bisutería, complementos y gastronomía, destacando embutidos de León y Salamanca, quesos de Castilla, así como vinos y productos de la región. No faltaron varios artesanos, productores y comerciantes de la provincia de Valladolid.

La proyectora Patitas Callejeras, con tres años de antigüedad, estuvo ayer en El Mercado de Arroyo. Sus fundadoras, Sonia y Raquel, ayudadas por una de las voluntarias, Susana, ofrecían «cosas hechas por nosotras, cosas que nos dona la gente y algunas que compramos, para gatos y perros, fundamentalmente». Realizan una destacada labor de ayuda y mediación de animales y mascotas, recuperando enfermos, lesionados o abandonados y gestionando posteriores adopciones una vez se produce la recuperación del animal. Destinan los fondos recaudados a residencias y gastos de veterinarios. «Perro o gato que encontramos en la calle o nos avisan, lo ponemos a punto. Quien esté interesado puede conocer nuestra labor en la página de Facebook, Patitas Callejeras Valladolid. No recogemos animales que entreguen sus propietarios, aunque sí podemos ayudarles a encontrar familia para ellos», explicaba Raquel.

Voluntarias de Patitas Callejeras.
Voluntarias de Patitas Callejeras. / Jota de la Fuente

La artesana del jabón Asun, acudía ayer a exponer por primera vez. Ofrecía artesanía de jabones de glicerina, realizados de forma natural, vegetal, sin químicos ni grasas animales, hipoalergénicos, sin sosa, con formas muy variadas y atractivas para los niños, con formas de Star Wars, formas divertidas para adultos, con aromas variados y originales». Además, ofrecía velas, inciensos, todo a precios muy económicos. A diario se puede localizar a Asun en su tienda Munai de la calle Arrabal, 55 de Laguna de Duero, establecimiento cuyo nombre significa «que el amor universal vaya contigo. Me estoy divirtiendo mucho, la gente es muy amable, hay mucho contacto con las personas y con el público y estoy encantada de haber venido por primera vez aquí», sentenció Asun.

Asun vendió sus jabones de glicerina natural con formas variadas.
Asun vendió sus jabones de glicerina natural con formas variadas. / Jota de la Fuente

También había ayer espacio en El Mercado de Arroyo para la cultura. Pirot o Yeremi y Paloma García Gómez, dos escritores vallisoletanos, ofrecían un cuento-tebeo sobre la primera historia de El Quijote, escrito de forma breve en prosa, respetando el guion de la obra original. «Queríamos hacer un homenaje a Cervantes y a su obre, como personaje histórico de nuestra ciudad, trasladando la historia de La Mancha a la Villa del Libro de Urueña, con una bonita moraleja, que es la conservación de los libros en papel». El libro está disponible en Oletum, en Castilla Cómic, o en librería de Pepa, en la Plaza Mayor o en la misma editorial», explicaba Pirot. Editaron en diciembre, están a punto de recibir su segunda edición y ayer repetían en El Mercado de Arroyo. «Nos ha sorprendido mucho que en menos de dos horas hemos vendido más de cien libros, para regalo, para disfrute familiar o para las familias. Está teniendo muy buena aceptación y nuestra presencia aquí es muy satisfactoria», resumió Yeremi Pirot.

Pirot con su versión en cómic del Quijote.
Pirot con su versión en cómic del Quijote. / Jota de la Fuente

Una vez retomada la actividad, El Mercado de Arroyo continuará ininterrumpidamente su presencia en La Flecha hasta julio, con seis ediciones más, un domingo al mes, con el espacio casi cubierto de expositores de cara al siguiente fin de semana que se celebre el evento, en el que no faltará algún grupo musical que anime la estancia y el disfrute de las compras.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos