El Gerovida Balonmano Arroyo es víctima de una agresividad y violencia inusuales

Adrián Prada inmovilizado es evacuado del polideportivo soriano. /Jota de la Fuente
Adrián Prada inmovilizado es evacuado del polideportivo soriano. / Jota de la Fuente

Un jugador soriano envió al hospital a dos jugadores

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El pasado 18 de noviembre de 2017 el Gerovida Arroyo se desplazó a Soria para jugar la 10ª jornada de nuestra competición. A lo largo del encuentro se dieron situaciones que, dada su gravedad, dejan de lado la importancia del resultado.

La extrema dureza con la que el equipo local se manejó durante el encuentro, no sancionada por el equipo arbitral, fue impropia de límites de la deportividad que parecen obvios en cualquier práctica deportiva.

Baste como ejemplo que, en el minuto 9 de la primera mitad, el jugador del Gerovida Simón García Candau recibió un codazo en la boca, propinado por el dorsal 19 del equipo soriano, con el resultado de que hubo de ser atendido, tras el encuentro, en el Hospital Santa Bárbara de Soria, donde se le apreció una herida de 1,5 centímetros en el labio superior que necesitó de sutura.

Pero la situación empeoró drásticamente cuando el mismo jugador soriano, en el minuto 14 de la segunda mitad, empujó al arroyano Adrián Prada, cometiendo una falta que pudo tener consecuencias extremas. Como consecuencia del mismo, el jugador quedó tendido en la cancha más de 30 minutos hasta que llegó una ambulancia, manifestando que no podía mover las piernas y no tener ninguna sensación en las mismas. Trasladado al Hospital Santa Bárbara de Soria, tras la realización de varias pruebas médicas, horas más tarde, el jugador comenzó a recuperar cierta movilidad. Tras pasar la noche en observación, lo que pudo ser una desgracia quedó en un susto que ninguno de los miembros de la expedición arroyana podrá olvidar jamás.

El Gerovida Arroyo ha cursado un comunicado a los estamentos federativos nacionales y regionales invitándoles a abrir un debate sobre la falta de deportividad y los comportamientos incívicos que vienen observándose en algunas pistas y sus posibles opciones de mejora, poniendo en cuestión determinados aspectos que sitúan en entredicho la calidad de la competición y el “fair play” de todos los participantes, no sólo jugadores, sino también árbitros, miembros de la mesa, directivos, etc.

El encuentro, que pese a todo no fue suspendido por la pareja arbitral, terminó con victoria de los sorianos por 24 a 22.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos