Doscientos escolares aprenden a reciclar aparatos electrónicos en Leroy Merlín

Un camión escuela muestra en Arroyo los riesgos medioambientales derivados de la mala gestión de los residuos tecnológicos

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Cuando Leroy Merlín inició en Valladolid una campaña escolar sobre sostenibilidad no podía imaginar que unos meses y 900 estudiantes después, un gran porcentaje de los comercios de la firma en España seguiría su ejemplo. Ayer, cerrando el círculo iniciado entonces, la tienda vallisoletana celebró la primera de dos jornadas con otra aventura escolar: Escuela de reciclaje. Porque sí, a estas alturas quien más, quien menos, ya sabe cómo hay que reciclar el vidrio, el papel o los envases. Pero hay otro reciclaje que empieza a resultar vital, el de los aparatos eléctricos y electrónicos. «Hay una serie de aparatos eléctricos y electrónicos que tenemos en casa y utilizamos todos los días y que cuando acaban su vida útil debemos asegurarnos de que sean tratados para que no necesitemos extraer las materias primas», explicaba el coordinador de esta iniciativa, Carlos García. Un camión de dos plantas, con un cine 3D en la de arriba y juegos y vídeos en la de abajo, recorre ocho ciudades españolas de la mano de Leroy Merlín.

«Los aparatos están muy relacionados con el desarrollo tecnológico y la humanidad no puede parar de innovar y desarrollar. Y estos teléfonos que utilizamos y estos ordenadores hacen cosas más maravillosas. No podemos poner freno al desarrollo, pero sí abrir una reflexión acerca de nuestros comportamientos. Si merece la pena cambiar este teléfono porque el nuevo tiene un megapíxel más. Si aun así tomamos la decisión de hacer esa compra no debemos dejar el antiguo en el cajón, sino reutilizarlo, lo que sería ir a favor del planeta, o ir a lugares donde se nos garantiza que el residuo va a ser reciclado correctamente», explica García.

Doscientos escolares de Valladolid pasarán entre ayer y hoy por el camión-escuela. Los niños, de entre 7 y 12 años, se asombran cuando les cantan cifras como las especies que se pierden cada día en el mundo o cómo ha aumentado la población en el planeta.

Leroy Merlín, al mismo tiempo que respalda la iniciativa, es uno de los agentes que participan en el círculo de reciclaje. «Recogemos todo tipo de bombillas y lámparas y pilas y a nivel interno, los residuos especiales o peligrosos, como pinturas o acrílicos», cuenta Javier Olaiz, director de la tienda de la multinacional en Arroyo de la Encomienda.

Fotos

Vídeos