Arroyo suspende el uso de herbicidas hasta que decida el próximo alcalde

Parcela de Las Lomas sobre la que esta pimavera no se aplicará herbicida. /Jota de la Fuente
Parcela de Las Lomas sobre la que esta pimavera no se aplicará herbicida. / Jota de la Fuente

José Manuel Barrio realizó un giro inesperado de la postura de su grupo admitiendo una moción de Sisepa

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Un giro inesperado, fruto de la meditación, reconsideración y el momento preelectoral en el que nos encontramos, hizo que el equipo de gobierno de Arroyo de la Encomienda cambiara su postura de rechazo sobre una moción presentada por el portavoz del grupo municipal Sisepa, Antonio Olmo, sobre el uso de herbicidas en parcelas del casco urbano del municipio que contengan un compuesto químico denominado glifosato.

Esa misma moción había sido presentada con anterioridad dos veces en pleno por la misma formación durante este mandato que está a punto de terminar. Anteriormente fue la concejala, dimitida, Mónica González, y una más de Antonio Olmo. En el pleno de esta semana, Sisepa volvió a intentarlo por tercera vez, y la decisión de rechazo era clara y definitiva una vez más.

Al término del debate de la moción, el alcalde, José Manuel Barrio, sorprendió a propios y extraños, cambiando de parecer y tomando la decisión de eliminar el uso de herbicidas en el municipio hasta que decida quien gobierne en junio próximo».

El Ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda contrata anualmente a través de contrato menor la aplicación del herbicida glifosato para la limpieza de parcelas y solares dentro del casco urbano. El glifosato es un producto autorizado por la Unión Europea y por tanto, legal. Además es el compuesto de uso más extendido y eficaz para eliminar malas hierbas. El mayor inconveniente de su no uso radica en que no hay alternativa eficaz en su mismo estadio. Sin su uso se puede recurrir a otros productos menos resolutivos y de una toxicidad similar. Otra alternativa es recurrir a trabajos mecánicos, inviables en la mayoría de los casos por su elevadísimo coste, ausencia de maquinaria precisa y pésimos resultados de eliminación y temporalidad del crecimiento vegetativo de las especias indeseables.

El ayuntamiento de Arroyo adquirió un pequeño tractor para ayudar a sus operarios en trabajos de este tipo. Se trata de un vehículo limitado en cuanto a capacidades de trabajo en superficie y en pendiente. Habitualmente se utiliza para todos los trabajos de limpieza y saneamiento de todo el parque lúdico de la ribera del río Pisuerga, entre Monasterio y Arroyo, pasando por todo el lateral de La Vega. No es un vehículo apto para roturar parcelas del municipio.

El glifosato es un herbicida no selectivo que afecta y mata a cualquier planta sobre la que se fumigue. En Arroyo de la Encomienda la utilización de este controvertido y polémico herbicida se aplica sobre más de 220.000 metros cuadrados de solares y parcelas municipales. Destacan dos parcelas, la que hay enfrente del edificio popularmente conocido como 'Perla Negra', con más de 55.000 metros, y la parcela en la que se va a construir los campos de rugby en Las Lomas, con más de 106.000 metros. Así sucede en una docena de parcelas más.

La autorización del uso del glifosato ha sido ampliada recientemente hasta el año 2022. Es un producto que se viene empleando desde hace más de 40 años en todo el mundo con este fin y su uso está permitido, por ejemplo, en países desarrollados como Japón, Estados Unidos y Canadá, entre muchos otros. Sevilla, León o Rota son ejemplos de ciudades en España que prohibieron su uso en una decisión política, pero visto el pésimo resultado de otras actuaciones de erradicación, han tenido que desdecirse y volver a aplicar este mismo producto para sanear las zonas con riesgo de crecimiento vegetal abusivo, mejorando la estética de parques, jardines y parcelas.

El caso es que en medio de este debate, José Manuel Barrio realizó un golpe de efecto interviniendo para proponer «suspender el uso del glifosato en las parcelas de Arroyo hasta las elecciones. Dentro de tres meses, quien gobierne, que decida qué hacer cuando haya plagas y malas hierbas por todos los sitios». Naturalmente, la propuesta fue aprobada con el apoyo de sus fieles concejales y resto de la oposición. Habrá que esperar a ver qué sucede en esas parcelas y parques de Arroyo por aquel entonces, su estado estético y salubridad. La partida presupuestaria asignada a tal efecto quedará para uso futuro en este sentido, pues no hay posibilidad de aplicar cualquier otro método de eliminación de malas hierbas.