Arroyo recibe un reconocimiento de la Fundación Aldaba y Proyecto Hombre en reconocimiento a la solidaridad de sus vecinos

Margarita Santos, concejal de Arroyo, a la derecha nada más recoger el reconocimiento. /Jota de la Fuente
Margarita Santos, concejal de Arroyo, a la derecha nada más recoger el reconocimiento. / Jota de la Fuente

Más de un centenar de jóvenes reciben asistencia cada año por su adicción al cannabis o al alcohol. Proyecto Hombre reclama medidas reales contra el consumo de drogas de los menores.

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

Arroyo ha sido uno de los municipios galardonados y reconocidos por su estrecha y destacada aportación con la Fundación Aldaba y Proyecto Hombre siempre que surge la posibilidad. Margarita Santos, concejal de Educación y Calidad de Vida de Arroyo y en representación de los vecinos solidarios del municipio, recibió esta semana la escultura realizada por un alfarero de Portillo, sobre el escenario del Teatro Zorrilla de Valladolid.

«Ha sido un auténtico privilegio recibir el reconocimiento por el trabajo que estamos haciendo todos los arroyanos con Proyecto Hombre y con Aldaba. Destaco la labor que se realiza en los cinco colegios del municipio, Elvira Lindo, Kantic@, Raimundo de Blas, Margarita Salas y Atenea, para sensibilizar, concienciar y formación de los niños desde bien pequeños, haciendo unos hombres de mañana solidarios y buenas personas».

Más de un centenar de jóvenes, con una edad media que gira en torno a los dieciséis años, reciben cada año asistencia para superar su adicción al cannabis, al alcohol o a ambos y los problemas asociados que su consumo genera (agresividad, fracaso escolar...) a través de los programas que Proyecto Hombre lleva a cabo desde hace más de veinte años en la capital y en más de una treintena de pueblos de la provincia. De ahí que sus responsables reclamaran ayer medidas reales «de regulación y control para limitar el acceso al alcohol y otras drogas por parte de los menores», además de apelar a las familias y a los centros educativos para evitar la tolerancia, por parte de las primeras, e impulsar la educación, en cuanto a los segundos, sobre los riesgos que entraña la ingesta de drogas en cualquiera de sus modalidades.

Representación teatral de los alumnos de ‘La Guardería’

«Solo el compromiso de todos y el ejercicio de una responsabilidad compartida pueden mejorar la salud de los jóvenes vallisoletanos», concluyó el manifiesto ‘Juntos por la prevención’, cuya lectura, a cargo de Ana Macías, coordinadora de las terapias de jóvenes de la entidad, puso fin a la celebración de los veinte años de trabajo en la provincia de la Fundación Aldaba-Proyecto Hombre, celebrado ayer en el Teatro Zorrilla. Dos decenios en los que esta entidad, dedicada desde sus orígenes a la «sensibilidad, prevención y tratamiento de las drogodependencias», ha atendido a más de treinta mil vallisoletanos y cada año continúa atendiendo con sus programas, sobre todo, de prevención en la actualidad, pero también de ayuda directa, a más de treinta mil jóvenes y progenitores.

Con la mira en la prevención

La entidad, que fue fundada oficialmente en 1996, quiso celebrar ayer estos veinte años de vida (veintiuno en puridad) con un homenaje a los alcaldes y concejales de treinta y dos municipios de la provincia en los que presta asistencia con el objetivo de consolidar allí su labor, orientada fundamentalmente a los jóvenes, e incrementarla en los próximos años.

«Los jóvenes mantienen pautas de consumo de alcohol y otras drogas alineadas a los patrones de los adultos y aprenden de ellos a la hora de realizar un consumo ilegal», apuntó la impulsora de los programas de sensibilización de Proyecto Hombre antes de incidir en la necesidad de «fortalecer la prevención y la sensibilización entre todos para resolver un problema que nos atañe a todos».

La gala de ayer, que contó con la presencia, entre otros, del presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero; el obispo auxiliar, Luis Argüello; la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero; el delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo-Figueroa, o el jefe superior de la Policía Nacional, Jorge Zurita, comenzó con una representación teatral a cargo de ‘La Guardería’ –sus actores escenificaron una alegoría de la soledad y la esperanza–, continuó con una exposición de los veinte años de trabajo de Proyecto Hombre en el conjunto de la provincia y concluyó con la lectura de un poema dedicado a la entidad a cargo del director de El Norte, Carlos Aganzo.

Y si en algo coincidieron las autoridades que desfilaron por el escenario del Teatro Zorrilla, al igual que la directora de Proyecto Hombre, María Paz de la Puente –la misma desde su fundación– fue en la necesidad de potenciar precisamente los programas de prevención no solo del consumo de drogas entre los jóvenes, sino también de adicciones de nuevo cuño, como la generaba por el abuso de las tecnologías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos