Arroyo ajusta su economía hasta finales de 2018

Votos a favor del Plan Económico Financiero de Arroyo (IPAE y PP). /Jota de la Fuente
Votos a favor del Plan Económico Financiero de Arroyo (IPAE y PP). / Jota de la Fuente

El incumplimiento de la regla de gasto ha obligado a aprobar un Plan Económico Financiero

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El ayuntamiento de Arroyo de la Encomienda está saneado y no presenta déficit. Incluso tiene un remanente de tesorería superior a los trece millones y medio de euros. El balance del año 2016 fue negativo en un millón de euros -gastó más que ingresó por ese importe en gastos e ingresos corrientes-, y pese a no tener deuda, se ve obligado a aprobar un Plan Económico Financiero a propuesta del Interventor Municipal para no incumplir la regla de gasto. La disminución de ingresos por las plusvalías y el IBI, así como la reducción de ingresos en concepto de multas de tráfico -10% del presupuesto anual, en torno a 1.200.000 euros-, son las principales causas de la disminución de ingresos en Arroyo

En esencia, Arroyo se compromete a no utilizar el remanente de tesorería para gastos generales el resto de meses de 2017. Tampoco hará uso de esos 13.500.000 de euros que tiene ahorrados durante el año 2018 como remanente no afectado sin justificar su necesidad. Adaptará los procesos de selección de personal público, que no tomarán posesión hasta enero y noviembre del próximo año, según se hayan producido las oposiciones, eliminará los gastos por premios de productividad y se compromete a pedir, al menos, tres ofertas en cualquier obra o inversión, sea cual sea su importe. El nuevo plan contó con los votos favorables del equipo de gobierno, diez, y todos los votos en contra de la oposición, seis.

Esta situación es provisional. En el pleno del pasado viernes se aprobó la enajenación de una parcela del SAU 05, en la calle Felipe II número 3, que podría volver positivo el balance de las arcas de Arroyo, eliminando el plan aprobado. La parcela en cuestión se destinará a vivienda de protección oficial y sale a un precio de licitación de 1.559.168 euros al alza.

Para IPAE la Ley de Estabilidad Presupuestaria está muy cuestionada porque impide a ayuntamientos sin deuda avanzar e invertir, generando empleo y economía. «No estamos de acuerdo y nos ata mucho», explica el alcalde, José Manuel Barrio.

Según las cuentas municipales, el descalabro viene de las plusvalías fundamentalmente. «Aquí hay mucha política. En diez años hemos vendido dos parcelas, pero el gobierno debería plantearse esta situación con ayuntamientos sin deuda», aclara Barrio, quien explicó en el pleno de julio que el patrimonio municipal de Arroyo sigue siendo muy importante en los sectores 9 y 14, sin desarrollar, así como el 16 y en el 2, que afecta a terrenos de la avenida de Salamanca, de Cartisa, Smurfit, y el entorno de Ikea. «Estamos hablando de más de dos millones y medio de metros cuadrados que tiene el ayuntamiento de Arroyo por desarrollar», detalló.

A José Manuel Barrio, la situación económica del ayuntamiento «no me preocupa y seguiremos presupuestando teniendo en cuenta la sostenibilidad». Anunció que está teniendo reuniones para analizar el futuro de EMUVA y avanzó que Arroyo solicitará una subvención para cambiar las luminarias que faltan por sustituir en Sotoverde y la totalidad de las de La Flecha, que pasarán a ser de tecnología led. «Si se vendiera la parcela, levantaríamos el Plan Económico Financiero, que es provisional.

Precisamente en el debate sobre la venta de la parcela propuesta se produjo un enfrentamiento entre los portavoces del PP y de Ciudadanos. Otero acusó a Rafael Velasco de «insaciable y trilero, que solo buscáis dar leña sin pensar en el bien de los vecinos. Si tienes alguna evidencia de algo ilegal, no lo dejes aquí en el ambiente, vete al juzgado y denuncia, que nos harás un favor a todos», indicó muy enfadado y molesto el portavoz del Partido Popular ante las insinuaciones vertidas por el portavoz de la formación naranja.

Precisamente en el turno de intervenciones, Rafael Velasco, portavoz de Ciudadanos, explicó que Arroyo ha invertido más de 320 millones de euros en los últimos diez años, «pero la fiesta se ha acabado. Miren por la eficacia y la gestión y, como no se van a ir, párense y piensen que el dinero público es de todos».

Para José Antonio Otero, del Partido Popular, «las leyes cambian y hay que cumplirlas. No debemos renunciar ni al proyecto de la Casa de la Música y el Teatro ni a los campos de fútbol y rugby de Las Lomas de Sotoverde. Si dicen que este ayuntamiento va a la ruina, ¿qué deberíamos decir de la mayoría de ayuntamientos de España que deben tanto dinero», se preguntó Otero, tras explicar que los recibos del IBI habían bajado este año en torno al 10% en Arroyo y que «se están haciendo las cosas muy bien. Que se recaude menos por los radares es señal que se circula correctamente y que no existía afán recaudatorio».

Para Antonio Olmo, de Sí se Puede Arroyo, se trata de una consecuencia de la «mala gestión económica que ahora debe corregir desviaciones de un millón de euros del año 2016. Tienen afán por privatizar y eso me duele especialmente siendo usted empleado público», en alusión al alcalde, profesor de la UVA.

Beatriz Fraile, portavoz del PSOE, desglosó que Arroyo había usado 6.500.000 euros del remanente de tesorería el año pasado «tras 9 años de crisis económica en todo el país y no hemos aprendido nada», continuando desgranando que en el 2017 se han utilizado ya otros 3.300.000 euros del remanente. Fraile finalizó indicando que «traen esta medida para solucionar la inestabilidad. Es un documento técnico muy bien elaborado que cae en manos de un equipo de gobierno que gasta a espuertas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos