Arroyo actualiza la ordenanza reguladora de animales domésticos

Campaña de prevención de excrementos de mascotas en la vía pública de Arroyo. /Jota de la Fuente
Campaña de prevención de excrementos de mascotas en la vía pública de Arroyo. / Jota de la Fuente

Subsana errores y tipifica las sanciones a los propietarios, que podrán ir desde los 300 hasta los 15.000 euros

Jota De la Fuente
JOTA DE LA FUENTEArroyo de la Encomienda

El Boletín Oficial de la Provincia de Valladolid publicaba ayer el texto definitivo de la segunda modificación de la Ordenanza reguladora de la tenencia, control y protección de animales domésticos en el municipio de Arroyo de la Encomienda. El texto anterior presentaba alguna contradicción y dudas legales que ahora han sido corregidas, especialmente en aspectos como la tipificación de las sanciones previstas en los casos de infracciones leves y graves. Del mismo modo, se ha aprovechado para adecuar y equiparar las cantidades correspondientes al seguro de responsabilidad civil del municipio, adecuándolo a la normativa de la Junta de Castilla y León.

La modificación se aprobó en el último pleno municipal del año 2017, el correspondiente al mes de diciembre, sin que hayan existido reclamaciones al texto, publicado a primeros de enero en el BOP, de ahí que desde ayer pase a ser definitivo. La norma regula, entre otras cuestiones, la localización y sanción a los propietarios de animales sueltos por la calle y espacios públicos, qué sucede con los propietarios de animales que realicen deposiciones en la vía pública sin ser recogidas por sus dueños, la reglamentación que atañe a las razas peligrosas, que deben pasear provistas de bozal y deben estar inscritas en el registro municipal, la prohibición expresa de alimentar animales en la calle y la obligación de estar provistos del chip identificativo cuantos animales domésticos residan en parcelas y viviendas de Arroyo. En el capítulo de sanciones, materia de controversia, el texto definitivo aclara que desde ahora serán consideradas infracciones leves el resto de incumplimientos de las obligaciones establecidas en la Ordenanza no calificadas como infracciones graves o muy graves. Hasta ahora existía la duda en casos que no estaban tipificados.

En el caso de los perros guía el texto es ahora mucho más clarificador y define, en base al Real Decreto 3250/1983 de 7 de diciembre, que los deficientes visuales acompañados de perros-guía tendrán acceso a lugares, alojamientos, establecimientos, locales y transportes públicos, debiendo acreditar en cada uno de ellos su usuario la condición de perro-guía, que el animal cumpla con los requisitos sanitarios correspondientes, y se establecerá, con carácter oficial, un distintivo indicativo especial del cumplimiento de lo dispuesto que deberá llevar el animal de forma visible. La inspección, en este y todos los casos, podrá ser realizada por técnicos municipales, agentes de la Policía Local o del Servicio de Recogida de Animales o del SEPRONA.

Especial preocupación y notoriedad han alcanzado en los últimos años las razas de perros peligrosos. En Arroyo, estas razas son: Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffordshire Terrier, Rotweiler, Dogo Argentino, Dogo del Tíbet, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu, así como todos aquellos que manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales. Los propietarios de estas razas deben contratar un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros con una cobertura no inferior a 180.303 euros. Así mismo, deberán presentar, antes del 31 de diciembre de cada año, en el Registro General del Ayuntamiento, un certificado emitido por un veterinario colegiado relativo a su perro, que acredite su situación sanitaria, el buen estado del animal (salud física y mental), la inexistencia de enfermedades o trastornos que lo hagan especialmente peligroso, así como la no existencia de lesiones o cicatrices relacionadas con la utilización del animal en peleas u otras actividades prohibidas, con el fin de hacer constar en la hoja registral del animal el citado certificado de sanidad animal.

Las infracciones leves serán sancionadas con multa de hasta 300 euros, las infracciones graves serán sancionadas con multa de 301 a 2.404 euros, mientras que las infracciones muy graves serán sancionadas con multa de 2.405 a 15.025 euros.

Serán consideradas infracciones leves: no circular los perros sujetos con cadena, correa y con placa de identificación censal, introducir o mantener perros en establecimientos públicos incumpliendo la prohibición existente en su entrada, no advertir en lugar visible la existencia de perros guardianes, la permanencia de animales en terrazas, patios, etc., siempre que esto suponga un riesgo para la salud del animal o molestias para otras personas, no impedir los responsables de los perros que estos beban directamente de las fuentes, facilitar alimentos a los perros y gatos vagabundos en la vía pública y depositar comida con la finalidad de alimentar a animales abandonados.

Serán consideradas infracciones graves: no circular los perros provistos de bozal cuando su peligrosidad, naturaleza y características lo hagan necesario o cuando así lo ordene la autoridad municipal, que los perros depositen sus deyecciones en lugares destinados al tránsito peatonal, juegos infantiles y jardines, trasladar perros en lugares destinados a pasajeros en los vehículos de transporte público, siempre y cuando haya habido una prohibición expresa por parte del conductor de dicho transporte, no dar inmediata cuenta a las autoridades sanitarias competentes cuando el animal haya mordido a alguna persona, abandonar a los animales en viviendas desalquiladas, solares, terrazas, jardines, etc., reiteración de dos infracciones leves durante el plazo de un año, transportar perros en vehículos particulares de forma que se perturbe la actuación del conductor o se comprometa la seguridad del tráfico.

Se considerarán infracciones muy graves: permitir la entrada o permanencia de perros en locales o vehículos destinados a la fabricación, venta, transporte o manipulación de alimentos, introducir o mantener perros en locales o recintos de espectáculos públicos, deportivos y culturales y en piscinas o lugares de baño público, no facilitar el dueño de un perro que haya mordido a una persona, los datos que le requiera la persona agredida o las autoridades competentes, no cumplir las prescripciones de carácter sanitario determinadas en esta Ordenanza, dejar sueltos en espacios exteriores animales dañinos o feroces, no proporcionar o facilitar a un animal el tratamiento adecuado, cuando presuntamente padezca algún tipo de enfermedad o epizootia, abandonar animales muertos, no mantener en vigor el seguro de Responsabilidad Civil cuando es exigible, y la reiteración de dos infracciones graves en un plazo de un año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos